Isco 2

“Si el Real Madrid quiere buscar un buen complemento a Cristiano este no debe ser un 9 (ya vimos los problemas que tenía con Morata), sino un jugador que juegue bien de espaldas entre líneas, que atraiga centrales, que ponga de cara a los medios y vacíe la zona de remate, y si puede desenvolverse en el sector derecho, mejor. ” 
siento diferir en eso de ” el madrid tiene la mejor plantilla “, bueno igual si, pero eso es un principio muy a matizar, o eso que se desliza de saque a quien saque Zidane el madrid es mejor. 
paso a comentar : 
– la plantilla del madrid de este año no tiene nada que ver con la del otra, el otro año Morata, James ,casi Isco ( hasta la lesion de Bale ) y apareció asensio y explosión de lucas vazquez. Este año es mas floja claramente. 
Tienda de camisetas de las Selecciones para el Mundial 2018, de alta calidad y al mejor precio.
Luego el madrid no es que tenga la mejor plantilla es que en champion a partir de enero ( hasta ahora ) es probable que tenga el mejor 11 ( se juega con 11 , la plantilla no juega ) , y sobre todo en champion tiene un final de temporada muy preparado ( zidane ). 
Luego si tiene mejor plantilla, pero en parte por la utilización de Zidane de la plantilla como un todo en los cambios, son cambios que mejorar pero cambian el juego, en otros equipos los cambios se hacen por fallo del 11 titular ( esto es del madrid de champion ). 
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
resumen: achraf, nacho , Kovaci, ahora bale , asensio y lucas vazquez yo no les veo tan superiores a Semedo, Vermeulen, Coutinho, dembele , paulinho y alcacer, y denis , etc 

Lo que es muy diferente como el madrid ( zidane ) mete a esos suplentes en los partidos, como los utiliza y para que , muchas veces no son meros suplentes, son titulares de segunda parte, pero claro eso es la utilizacion. 
resumen no veo esa superioridad tal en la plantilla del madrid actual, si veo diferenciaas en la utilizacion y el grado de forma y el 11 titular del madrid es igual al menos que cualquiera que se ponga. 

otra cosa es que esto es como la bolsa que se dice que cuando ya todo el mundo invierte es cuando hay que vender, el madrid yha llegado a un tiempo que ya todo el mundo pone a cualquiera de titular y se considera que va a ganar seguro.
la mejor plantilla del planeta fútbol, es el plantel con más jugadores de jerarquía superior. La plantilla del año pasado era superior, por supuesto, una de las mejores de la historia del fútbol. Pero esa plantilla es insostenible, es imposible sostener a 3 cracks mundiales (James, Morata y Bale/Isco) sistemáticamente suplentes.
Ramos, imperante en sus acciones sobre Ideye y Adrián, a quienes ganó por alto y a ras de césped; Kovacic, compensando de un lado a otro la movilidad de Isco, y ofreciendo una alternativa más distendida a la circulación; y Benzema, quien le garantizó a la posesión una continuidad vital durante la segunda mitad, fueron los otros tres nombres más destacados de la visita del Real Madrid al último clasificado. El francés, sin Isco pero con Ceballos en la recta final de la noche, gozó de una mayor libertad en sus movimientos una vez Mayoral ejerció como referencia más adelantada. Acudió a recibir muchas veces de los medios, intervino en la frontal y se inventó una retahíla de ocasiones que Casemiro convirtió en el 0-2 casi definitivo. Solo Rolan pudo maquillar la velada para un Málaga CF que, al borde del precipicio, se acabó rindiendo a los pies de quien no hace mucho le llevó a tocar el cielo con las manos.

Lopetegui, no es lo que parece

El España 3-Italia 0 de anoche será recordado, sobre todo, como el primer gran encuentro de Isco al frente a de la Selección. Las paradas de De Gea, la jerarquía de Ramos y Piqué, las dudas de Iniesta y Silva, el ciclón Morata como revulsivo, la primera titularidad de Asensio, el emblemático retorno de Villa o la enésima confirmación de que Busquets siempre es el mismo pero necesita jugar al lado de los mejores centrocampistas del mundo para cobrar sentido, fueron otras noticias destacables que llamaron la atención. Pero en lo futbolístico, lo trascendente acaeció durante el segundo periodo: pese a tener sobre el campo a Busquets, Koke, Iniesta, Isco, Silva y Asensio, Lopetegui replegó al equipo y jugó a la contra. Comprar Camisetas de Futbol Baratas Para Hombre, Mujer y Niños de todos los clubs y Selecciones Nacionales
Al leer los nombres del once titular, no queda otra que retrotraerse a la Eurocopa de 2012, por el hecho de que también contaba con seis jugadores de ese nivel asociativo y de que no había delantero puro. Sin embargo, la situación no es la misma. Empezando por lo bueno, el potencial goleador de Koke, Isco y Asensio es superior, de modo abrumador, al de Alonso, Xavi y Cesc, que eran quienes jugaban entonces. De la mano de los madrileños -o de Thiago, que sería quien, presumiblemente, entraría en la alineación si saliera uno de ellos-, España no parece tan condenada a saberse un equipo de un gol por encuentro. Y ya no se trata sólo de convertir los tantos, sino también de hacer daño. Isco o Marco inspirados, por sí mismos, ya crean más peligro del que creaba aquel colectivo en 90 minutos practicando su idea. Tal diferencia modifica el estatus emocional del grupo. Le permite mayor ingenuidad porque hay más hueco para el error.
Menos mal. Menos mal porque, tal y como se vio durante el primer tiempo, España no está capacitada para practicar el fútbol control que se presenció en aquella fase final de Ucrania y Polonia. Es cierto que se cuenta con una batería de centrocampistas que, uno a uno, están preparados para no perder la pelota; casi cualquiera de ellos sale de un acoso del rival con suficiencia fiable; pero a base de trucos personales se edifican rachas, no estados. Para alcanzar el estado de invencibilidad en lo referente a no perder el balón plantee lo que plantee el adversario no sólo se precisa de esa técnica que se sigue poseyendo, sino también de ese jefe cerebral que marque la posesión para llevarla a zonas donde sea más fácil, menos exigente, conservarla. Lo que eran Alonso y Xavi. Lo que, hoy día, es Kroos. Esta España puede defender con balón, pero a ratos. No siempre.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
De ahí que fuera tan interesante que, con 2-0, Lopetegui echase a la Selección atrás y se contrastasen dos hechos: 1. Un oponente que contaba con Verratti, Insigne, Candreva, Bernardeschi o Belottino pudo marcar y no amenazó demasiado a un De Gea que, como se apuntó en el primer párrafo, además resolvió con espectacularidad aquello que le tocó. 2. Al contraataque, en especial tras los ingresos de Saúl y Morata, España se mostró venenosa y eficaz. Y descubrir que Julen es consciente de que necesita un registro como este, sumado al hecho de que le funcionara ante un contrincante de gama alta, da pie a un optimismo moderado que, a meses vista de la Copa del Mundo, no está nada mal.

Desde que se fue David Villa

David Villa se fue hace tres temporadas a la Major League Soccer y desde entonces, en la Selección, habría que contarle que en no pocas veces se le ha recordado. Habría que decirle que durante este tiempo España mantuvo los rasgos más definitorios pero que echó en falta a quien hizo posible el gol entre tanto pase, el disparo entre tanta pierna, el olfato entre tanto sudor. Han pasado muchos años pero David Villa 2010 seguiría siendo fundamental tanto en la idea como en la suma de calidad y talento. Y viendo que al otro lado del océano ha recuperado cierta agilidad para habilitarse como lo hacía en aquellos años, Julen quiere intentarlopor ver qué ocurre en 2017.
Desde que se fue Villa, España no ha encontrado alguien tan apropiado Tenemos todas las camisetas de tus equipos y selecciones favoritas para adulto y niño
El máximo goleador de la historia de España fue en su mejor momento una de las razones principales por las que España podía ganar partidos aunque apenas creara ocasiones. Hablamos de 2010, cuando en aquel Mundial, España apostó por determinadas decisiones tácticas, que unidas a su extrema competitividad, gestada por el triunfo en Austria y un grupo de jugadores situados en un orden superior, permitió a Vicente del Bosque ganar cada cruce. En aquella España, con Villa acostado a la izquierda, abierto para recibir y cargando el área en diagonal para asestar el golpe, España no se preocupaba en exceso por la falta de gol incluso creando menos oportunidades.
La creación de oportunidades, en el haber de Lopetegui
Lopetegui, que viene con la información que le ha reportado un ciclo bastante desgastado, acomodado en lo táctico y sin fluidez en la creación de ocasiones, ha decidido tocar cosas para que la ilusión se regenere y el gol no sea un problema. En esos pensamientos, el ‘9’ continúa sin encontrarse como un elemento importante en la circulación, pues cada uno de los candidatos que han ido pasando por la demarcación no tienen la sensibilidad para tirar una pared como cualquier mediocampista o crearse su propio disparo una vez recibe rodeado. Su labor vuelve a sentirse útil cuando se mueve y da espacios y pistas para que alguien de atrás pueda incorporarse.Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
Quizás no sea Italia el rival más propicio para sacar cualquier conclusión sobre el estado y posibilidades de Villa, pues dentro del área no habrá mucho que rascar, por más que sea el asturiano un ambidiestro nato para cazar cualquier rechazo. Además, la duda con respecto a su encaje en la idea reside en si podría repetir el papel de delantero recostado en la izquierda, o si en estas alturas de su carrera necesita más el área para venir en apoyo y hacer la pared con los mediapuntas. ¿Villa sólo?¿Acompañado de otro ‘9’? España le garantiza tener la pelota arriba y jugar en pocos metros pero aunque le prometa profundidad, el gol dentro de esta idea sigue dejando dudas. Precisamente desde que se fue Villa.
Villa quizás no pueda partir ya desde la izquierda

El riesgo de Marc-André

La estrepitosa derrota sufrida por el FC Barcelona en Balaídos (4-3), justo en el día en el que una victoria le habría colocado como líder solitario de la clasificación antes del parón liguero de octubre, ha puesto los focos de la opinión y la crítica sobre la figura de Marc-André ter Stegen. No es que el portero alemán fuera el principal (o, al menos, el único) responsable del desaguisado azulgrana. Su desatino, especialmente magnificado por la grosería del desacierto en el cuarto gol del Celta, se enmarca en un partido desastroso a todos los niveles, empezando por la dirección técnica y las decisiones procedentes del banquillo. En ausencia de Messi, la lógica apuntaba a tocar el equipo lo menos posible para que el rendimiento colectivo se resintiese lo mínimo, que ya es mucho cuando se trata del argentino. En contraposición, Luis Enrique, bien ceñido a su inalterable planning de rotaciones, optó por modificar el centro del campo en un intento de mejorar su mejor versión posible sin Leo y dar descanso a los de Mönchengladbach. La experiencia apuntaba a que no era Vigo el escenario idóneo para probaturas. Primer desatino de la noche. Camisetas de Fútbol de las Selecciones del Mundial 2018.
Ocurre que, en un partido marcado por la desidiosa relajación a la que lleva el exceso de confianza, el desacierto de ter Stegen se ha magnificado porque de sus fallos nacen directamente y sin estaciones intermedias los goles rivales y porque su figura es lo último que el espectador ve antes de encajar el gol. Agravados por su espectacularidad, los errores del alemán convivieron durante los noventa minutos de un partido gris (y particularmente sobre los cuarenta y cinco primeros) con los de Busquets, los de Arda, los de Rafinha o los del propio Luis Enrique. Por eso, resulta tremendamente injusto redoblar esfuerzos en cargar culpas sobre un meta que es víctima directa de la exigencia que impone el estilo y, siempre bailando en el filo de la navaja, vértice expuesto a infinidad de situaciones de riesgo potencial. Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
Es destacable también reseñar que la mayor parte de las críticas hacia ter Stegen que he leído esta mañana de crónicas y columnas de opinión no proceden del entorno barcelonista, consciente del riesgo para sus porteros que implica su innegociable estilo. La batalla y el ruido proceden, en su mayoría, de otro lado menos centrado en entresacar los porqués y más proclive a ridiculizar el cómo y el cuánto.

El equilibrio del caos

La teoría del caos establece el carácter impredecible de aquellos sistemas que resultan extremadamente sensibles a las variaciones de sus condiciones que se produzcan sobre su situación inicial o de partida. Por mínima que sea la alteración del sistema, sus consecuencias futuras pueden ser incontrolables para su funcionamiento. Cualquier pequeño factor puede desencadenar un cambio en el comportamiento previsto, de tal manera que las variables externas convierten al sistema en una maquinaria imposible de predecir. Tienda de camisetas de las Selecciones para el Mundial 2018, de alta calidad y al mejor precio.
Marcelo Vieira Da Silva (Río de Janeiro, Brasil, 1988) representa el efecto mariposa en el sistema del Real Madrid. Su delicado, y aparentemente insignificante, aleteo en la posición de lateral izquierdo puede provocar un cataclismo impredecible en el área rival. Aparentemente ajeno al orden táctico establecido en el equipo, el lateral carioca resulta extraordinariamente influyente en el colectivo partiendo desde una posición que no fue planificada precisamente para afrontar empresas capitales ni para otorgar carácter de emblemáticos a los galones. Cabe pensar que, con 28 años, Marcelo no va a reconducir ya esa rebeldía inherente a su juego. Su grandeza deviene de la anarquía que rige su estilo de juego. Aparece justo por donde nadie se lo espera y, sobre todo, cuando nadie se lo espera. Como si nunca jamás hubiese un plan y todo fuese fruto de la improvisación. Es la quintaesencia de la irrupción por sorpresa entre las líneas enemigas. De pronto olvida todo lo que deja atrás y se infiltra entre trincheras convirtiéndose en indetectable para los centinelas. Y ahí radica precisamente su principal virtud. Marcelo dosifica su juego apoyado en la imprevisión y en la ausencia de un patrón reconocible. Alimenta su ímpetu ofensivo con la alegría y la despreocupación del que juega libre de ataduras, rendido al caos, y ha conseguido encauzar sus inclinaciones atacantes de tal modo que sus quehaceres defensivos cada vez se ven menos afectados.
Marcelo lleva casi diez temporadas en el Bernabéu. Llegó en un momento extraño, casi siempre oportunidad para secundarios, como es el mercado de invierno. Un escenario habitualmente reservado para trabajos de parcheado y rehabilitaciones de urgencia, nunca para grandes y sonadas contrataciones. Tal vez por eso, al lateral brasileño le costó mucho deshacerse de la vitola de subalterno, más aun en un club, el Madrid, que tiende a valorar lo extraordinario muy por encima de lo regular y en el que acumular temporadas defendiendo el escudo acostumbra a ser más un motivo de desconfianza y desprecio que de valoración y reconocimiento.Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
Su rendimiento, como es lógico, ha sufrido altibajos a lo largo de todos estos años. Ha pasado por épocas complicadas y ha lidiado con las filias y las fobias de un notable puñado de entrenadores y sus respectivos libretos, manteniéndose en la plantilla sin atisbo de duda sobre su continuidad mientras otros con mayor cartel desfilaban sin pena ni gloria hasta acabar cerrando la puerta por fuera. Hoy en día habría muy pocas dudas sobre el nivel de Marcelo. Es fácil concluir que si jugase en cualquier gran equipo europeo su nombre estaría verano sí y verano también la agenda madridista. No cabe mejor resumen de lo que supone el actual Marcelo.

Le entro una Goleada

El Ajax de Ámsterdam, la escuela original, la de la franja ancha y roja de hombro a hombro, está muy cerca de una final europea después de golear al Olympique de Lyon en un partido que sólo podía tener un resultado así. La primera semifinal de esta edición de la UEFA Europa League, entre holandeses y franceses, no tuvo el mínimo control ni el rigor táctico esperable en estas alturas de competición, en el que los dos equipos, principalmente el Olympique, dejaron lagunas competitivas incompatibles con tal exigencia. Las muestras podrían ser numerosas y variadas pero en un resumen gráfico bastaría con ver el segundo y el tercer gol. El Lyon, directamente, no compitió.
Tienda de camisetas baratas de futbol, nuevas camisetas del mundial 2018.
Los primeros 25′ fueron algo indefinidos pero con la sensación latente de que el Ajax siempre sería el que saldría desde atrás con insistencia y filosofía y que el Lyon buscaría una respuesta desde la presión, el repliegue o el robo adelantado por error holandés. Desde esa configuración más o menos preconcebida, el partido, en su primer tercio, careció de dominio claro. Sin embargo había pistas sobre lo que podía pasar. Ninguno dio sentido a su organización sin balón pero había una diferencia entre Ajax y Olympique: la activación de sus jugadores. La predisposición y la ilusión por corregir lo mal hecho. Al Ajax, al menos, se le ruborizaba el rostro.

Los holandeses comenzaron la cita presionándolo todo. Allí donde fuese el balón, allí que iba no sólo el más cercano, sino también jugadores más alejados. Eso provocó poco control posicional, muchos carriles y espacios y una puerta abierta al fallo que, bien es cierto, no tuvo apenas impacto en el marcador. Sorprendentemente no se producían ocasiones… hasta el punto de inflexión. Un gol a balón parado cambió por completo el choque. Desde ahí, el Lyon entró en un laberinto sin salida que evidenció sus problemas para meterse en el encuentro. Lo que en el inicio era un desgobierno poco comprometido, pasó a verse como un verdadero problema para los galos. Su línea defensiva, proyectadísima y mal colocado en casi cada jugada, en cada balance, cuajó una actuación completamente relacionada con el marcador. Una actuación propia de una goleada.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Los de Genesio no mejoraron demasiado en la segunda mitad, donde se subrayó todo lo visto en el segundo tramo de la primera parte. Poco a poco y con el marcador muy favorable, el Ajax perdió algo de posesión y aprovechó todo lo que los franceses iban dejando sin dueño. Sin Lacazette, y con más oscuros que claros en la medular, con Gonalons fijando muy poco y las bandas abandonadas en el retorno, el toma y daca fue aún mayor, hasta el punto de que los de Peter Bosz completaron 16 tiros a puerta. Lo de Nkolou y Diakhaby fue especialmente grave, pues nunca permitieron al Lyon intentar renacer sin que atrás se percibiera algo de tranquilidad. Aún así y con todo eso, la vuelta podría abrirse e igualarse sin excesiva dificultad. El Ajax goleó con contundencia, pero sus futbolistas, de media, no pasan de los 22 años y tácticamente el equipo está lejos de ser sólido. Con Lacazette de vuelta podría haber todavía mucho que contar.

Ronaldo y su Champions

Él alcanzó la cima del fútbol cuando levantó el primer título oficial de la historia de su país. Aquella Eurocopa saldó cada una de las deudas que el deporte pudiese profesarle, saciando su Palmarés de tal modo que, uniéndolo al fascinante juego que supo mostrar una vez, volviera imposible bajarle del cielo de los mejores futbolistas de la historia. Desde entonces, el ambicioso delantero ha comparecido en los terrenos con la tranquilidad que sólo cede la paz segura, la que te dan otros y te das tú, autodotándose de una omnisciencia utópica que le permite prolongar su rendimiento decisivo aunque a la vista de todos quede que sus días de plenitud se fueron y nunca volverán. Y esta es una historia exclusiva, pero no en términos súper estrictos, porque bien pudo aplicarse a Pelé, Maradona o Cruyff como, en un futuro no lejano, se aplicará a Leo Messi.
Tienda de camisetas de las Selecciones para el Mundial 2018, de alta calidad y al mejor precio.
Lo que hace que el cuento de Cristiano Ronaldo sólo se haya vivido en otra única ocasión reside en que defiende a un club que, a pesar de todo, le pita como pitó a Di Stefano. No se pretende ni justificar ni aclamar la decisión del público, sino establecer una diferencia, una barrera, un rasgo autóctono de quien gana como no gana nadie más, porque hay que encontrarle una explicación a lo que se repite tantas veces, en tantas épocas, con rostros tan distintos. El Santiago Bernabéu no atiende a lógica porque, tras el himno de las nueve menos cuarto, siempre se sumergió en la magia; no acepta lo que no sea el máximo porque, de la forma más inverosímil, supo llegar al mismo tras escuchar, tras razonar, que no se podía.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
Si Cristiano Ronaldo, como Di Stefano hace más de medio siglo, no juega como jugó, se le transmite una decepción que le remueve, que le duele, que le exige, y como no puede apagar ese ruido con el juego que le llevó al Olimpo, pone al servicio del madridismo lo que sólo se aprende allí. Los libros de gestas nunca se detienen en que Alfredo levantó la primera Copa de Europa a sus 29 años, y que nunca le habrían apodado “La Saeta Rubia” si siempre hubiese tenido la velocidad que en aquella Final de París. El secreto no consiste en poder correr más rápido que el resto, sino en hacerlo de una manera que haga que nadie se atreva a correr más rápido que el Madrid. Lucir el “11” de la Undécima en el escudo del hombro nunca ha sido una cuestión de justicia. El Real esclaviza a sus Dioses para seguir ganando entre semana. Es su ventaja estratégica en clave Champions League.

Zidane apostó por Isco para suplir a Bale y adaptó el esquema a sus futbolistas en lugar de lo contrario. Así pues, ordenó a los suyos sobre un 4-3-1-2 con el malagueño de mediapunta que, en principio, le iba a dejar con superioridad numérica en el centro al coste de tener menos gente en los dos costados. La decisión hacía presagiar un ritmo más controlado, más lento, aunque ello pudiera traducirse en que fueran a gozar de menos espacios. Pero Simeone se los facilitó. Su 4-4-2 depositó a Saúl Ñíguez como segundo pivote, a Koke en derecha y a Carrasco en izquierda, suscitando una actitud presionante que, durante 25 minutos, funcionó muy mal.

Lluvia de goles

Como analiza Miguel Quintana en su artículo “¿Cómo castigar el atrevimiento?” la Juventus de Turín tiene ante sí el reto de intentar aprovechar la naturaleza futbolística del AS Monaco, un equipo tremendamente ofensivo que ha desafiado las reglas de la Copa de Europa desde la tercera propuesta más productiva que existe actualmente en todo el continente, sólo por detrás de Barcelona y Real Madrid. El conjunto de Leonardo Jardim ha logrado trasladar su día a día, agresivo, vertical, veloz, abierto y efectivo, a una competición cuya trascendencia parece demandar una experiencia, un control emocional y unas hechuras competitivas algo diferentes. Y lo ha hecho porque Jardim, rodeado de juventud, ha mirado a los suyos. Y lo ha hecho en mayúsculas.
Comprar Camisetas de Futbol Baratas Para Hombre, Mujer y Niños de todos los clubs y Selecciones Nacionales
El Mónaco llega a mayo con serias posibilidades de ser campeón de Francia y luchar por entrar en la final de la Champions, y todo eso ha sido posible porque en su definición como equipo de fútbol sólo cabe la palabra máximo. El conjunto monegasco ha sido siempre un equipo de máxima velocidad, máxima potencia, máxima determinación, máxima verticalidad y máxima ambición. Como un fenómeno social, los chicos de Jardim han tirado la puerta abajo en Europa como en una revolución: teniendo cosas que decir y expresar, perteneciendo a una generación que quiere hacer las cosas a su manera. Hoy, en el Louis II, el Mónaco busca su gol número 150 de la temporada ante el equipo menos goleado de la competición más prestigiosa. Para ello, el técnico portugués intentará dar continuidad a los argumentos que han explicado hasta el día de hoy semejante bacanal goleadora.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
Si sólo se presta atención a las virtudes ofensivas de todos sus hombres, y dentro de un fomento por el ataque y la portería rival, hay en el Mónaco una capacidad abrumadora para crear ocasiones. Porque para marcar tantísimos goles sólo existen dos opciones: tener una efectividad fuera de la norma, algo muy difícil de sostener durante toda una temporada y en tantas competiciones o llegar al área contraria con una frecuencia desbordante. El Mónaco lo ha logrado en una mezcla de ambas, pero sobre todo gracias a esta segunda opción, pues su ataque, tan furibundo como versátil, aguarda en sus integrantes una agresividad común, de códigos innegociables, y una versatilidadque hace que cada posición quede complementada por una cercana o por todas las demás. El ataque de los del Principado va a la raíz, aunque parezca muy simple: somos y estamos aquí para meter goles.

Porque para poner en valor ese concepto, a simple vista reduccionista, debe compararse con otros equipos que están y son desde otra forma, dominando al rival a través de la pelota, cediendo la iniciativa con la pelota para reaccionar a lo que propone el oponente, etc. El Mónaco es un conjunto de arcos y flechas que se van relevando y que ve la portería como una diana. Más allá de los mecanismos y funcionamientos, lo que cuenta para Jardim es la intención; la idea que va a lo más profundo de la mentalidad competitiva de sus hombres. La motivación que los agita para agujerear las redes.

El Trió Implacable del Real Madrid

Lo que después sucedió fue lo avanzado en el párrafo introductorio. La grácil y coordinada iniciativa de la ‘BBC’ estuvo presente en todo el juego ofensivo blanco. Ronaldo sumó otro encuentro de enorme movilidad, enlace con mediocampo y mucha agresividad en el desmarque posterior. Para complementarle, Bale acudió al área y a la banda para profundizar y Benzema dio la mano a Isco Alarcón para tejer en el carril central lo que sí falto sin Marcelo. El Real Madrid no pudo mezclar demasiado en banda izquierda y allí esperaba el ‘Geta’ para controlar los costados. Así, la ‘BBC’ volvió a ser la noticia más positiva para este Madrid.
  Tenemos todas las camisetas de tus equipos y selecciones favoritas para adulto y niño
Y el Real Madrid usó a Isco para avanzar y a un acertadísimo Marcos Llorente, que desde su posición fue ayudando en la salida de balón para crear superioridades. El canterano deja un tanto a deber en cuanto a creatividad pero su posición abierta, dando a Carvajal carril para abrir el campo, fue clave para que los de Bordalás no robaran casi nunca el cuero en campo contrario. Los del Coliseum se caracterizan por trabajar el espacio como una zona que siempre puede ser activada y en donde nadie puede recibir cómodo o con tiempo para pensar o maniobrar pero en la noche de ayer tuvieron que atender a una tercera referencia en primera línea y tuvieron que replegar al tener inferioridad en la presión.
El derbi madrileño vivido en el Bernabéu constató las posibilidades defensivas del Getafe, quizás el equipo del campeonato que mejor elabora todo su entramado defensivo, y un Real Madrid que, en ausencia de Kroos y Modric, está sumando juego, ritmo y acierto a partir de la frescura y estado de forma de su trío atacante. Gareth Bale, Karim Benzema y Cristiano Ronaldoestán haciendo posible fluir en ataque y amenazar una vez se coquetea con el área gracias a un reencuentro con la iniciativa y la participación. Ellos fueron los que dinamizaron una ofensiva a la que el Getafe no pudo frenar desde lo colectivo. Y eso que dejó media hora de un nivel alto en cuanto a su poderío táctico y defensivo: versátil y protagonista. Quizás la clave para Bordalás estuvo en donde defender, que no esperar.
La idea residió en lanzar la primera línea defensiva a una altura media-alta, la de medios realizando marcajes persecutorios sobre rivales que dejaban caerse por esa zona y venían a recibir, no era tanto una vigilancia individual a los pivotes pero sí un acoso permanente para que no recibieran y después un trabajo de desgaste de los puntas sobre centrales para que salieran por los costados. Desde esa premisa, pudo comprobarse lo bien que se mueven, se ajustan y se balancean las líneas del bloque getafense. Quizás, su pero estribó en llevar el encuentro a un reto técnico.
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
4-4-2 con la defensa estelar, doble pivote Casemiro-Kovacic visto que Kroos-Modric no llegan, Bale y Lucas por las bandas y Cristiano y Benzemá en la delantera. El Madrid saldrá a la contra para buscar matar todo en los primeros 45 minutos.

El Escudo de Anfield

Jürgen Klopp ha comenzado al frente del banquillo del Liverpool su tercera temporada, tiempo suficiente para reconocer los tiempos de todo proyecto. Una vez el alemán fue dando forma y color a los futbolistas que le escuchaban y escuchan cada mañana, las exigencias fueron sumándose para que, una vez las ideas han sido transmitidas y plasmadas, toque sumar talento específico que facilite y complemente sin tanta necesidad de adaptación. Klopp, un entrenador cuyas ideas pueden definir los jugadores que adquiere, busca en Oxlade-Chamberlain alguien que rinda desde el principio. Que rinda como Klopp quiere.
Tienda de camisetas de las Selecciones para el Mundial 2018, de alta calidad y al mejor precio.
Y para que Oxlade pueda definir o pueda llegar a hacerlo el mundo futbolístico de Klopp, habría de empezar definiéndose a sí mismo. A sus 24 años, el exjugador del Arsenal había comenzado esta temporada como carrilero del 3-4-2-1 de Arsene Wenger, mejor en la izquierda que en la derecha y mejor como extremo que como centrocampista si atendemos a las dos alturas más evidentes de la posición que ha ocupado, pero remarcando la cualidad que más le ha definido en su etapa londinense: la polivalencia.

En un fútbol tan particular como el inglés no se necesita una capacidad técnica o táctica para ser polivalente. En campos tan largos y con tanto espacio para correr, la capacidad física ayuda a que determinados futbolistas se adapten a diferentes posiciones y sistemas con cierta frecuencia. Oxlade-Chamberlain tiene mucho de esto pero también tiene un poco de todo. Su llegada al Liverpool bien podría señalarse a raíz de esta circunstancia.
Chamberlain, que ha sido extremo, segundo punta, interior y miembro de un doble pivote, llega al Liverpool para seguir siendo él mismo y progresar de la mano de Klopp. Juegue en la posición que juegue en Anfield, su fútbol no se va a ver cohibido ni encorsetado, pues el ritmo y la presión van a permitir que Oxlade esté en consonancia consigo mismo y con todo lo que le rodea. Klopp, rebosante de felicidad cuando se concretó el movimiento y fue preguntado en rueda de prensa, sabe que Oxlade es el tipo de fichaje que, sobre el papel, no puede fallar, respondiendo a un estilo que le favorece más que el que ha visto en su día a día en el Emirates Stadium. Más allá de lo que le queda por pulir al técnico alemán, el Liverpool está para competir títulos.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
El desembarco de Klopp en la Premier se caracterizó por sumar la identidad propia con la cultura del propio fútbol inglés, marcando la diferencia en la presión, tanto física como posicional, que sus equipos disponen originalmente. Sus jugadores son los que mejor se colocan para robar y trampear al rival en campo contrario; un sistema de relevos activos que facilita la creación de espacios tras robo y un vértigo que el futbolista agradece esprintando. Esto, a Oxlade, sea extremo o interior, le sacará muchas sonrisas. Antes que la posición, para Klopp está el futbolista, y en su libreto, todos los suyos realizan esfuerzos e interpretaciones bastante similares, se llame lateral, centrocampista o delantero. El espacio es la base del ataque y activarlos es tarea de todos.